Espectáculos y Giras

Segunda Temporada

El presentarse en el escenario del Melico Salazar es importante para las coordinadoras de Curubandá porque es el lugar que les ha abierto las puertas y los ha visto crecer poco a poco a lo largo de diez años, desde su primer espectáculo como compañía realizado en el 2001, hasta esta corta temporada de Pueblo Caminero en este 2011.

 El pasado viernes 1ero y sábado 2 de abril, a las 7:30 de la noche, la histórica estructura del Teatro Popular Melico Salazar, templo guardián y promotor de la cultura nacional, vibró con las notas musicales, los videos y las interpretaciones dancísticas de los integrantes de la Compañía Folclórica Curubandá,  quienes regalarón el espectáculo Pueblo Caminero, a petición del público, ya que esta obra fue estrenada con gran éxito a finales del año pasado en el Teatro Nacional, como parte de las celebraciones del décimo aniversario de la Compañía.

La tica linda del cielo

¿Se imaginan una incipiente población rodeada por montañas, dentro de la provincia de Costarrica -como era llamada en aquellas épocas por su mismo gobernador- habitada por indígenas, españoles, criollos y esclavos negros, además de una emergente población proveniente del mestizaje?  Pues más o menos eso era Cartago hace unos 375 años, cuando una jovencita (parda, mestiza o mulata), que luego fue llamada Juana Pereira, encontró una imagencita de piedra que actualmente es Nuestra Señora y Patrona, La Virgen de los Ángeles, considerada por el pueblo como la Tica Linda del Cielo.

El espectáculo nos brinda una mirada a esa Costa Rica, cuna de muchas de las tradiciones, creencias, características y valores de la identidad costarricense que han permanecido hasta nuestros días, como la  fé, humildad, fraternidad, igualdad, ingeniosidad popular y creencias mágicas.

El montaje -de una hora de duración- se divide en dos escenas principales: en la primera, llamada Cartago 1700, se nos dan a conocer elementos históricos -como la existencia y condición de esclavos negros en épocas anteriores o la división racial existente con la puebla de los Pardos- así como culturales, como la medicina natural aplicada por los curanderos y el "mestizaje" en la gastronomía tica.  La segunda escena simboliza las diversas creencias, manifestaciones y celebraciones alrededor de la Virgen, encontradas en todos los rincones de nuestro país, empezando por la leyenda se su aparición y el imaginario del cielo de Cartago, hasta desembocar en procesiones, fiestas, mascaradas y la tradicional romería del 2 de agosto.